Auditorías de Calidad de aire según ISO 8753

 

Las empresas de la industria de alimentos y bebidas pone de manifiesto el uso integral del aire comprimido y su importancia inherente para el proceso de producción. Las impurezas en el aire comprimido, como microorganismos, aceites minerales, aceites y partículas, suponen un auténtico problema y deben eliminarse o reducirse mediante el tratamiento del aire comprimido. Este tratamiento se aplica para proteger al consumidor y garantizar una producción segura y con eficiencia de costes.

No existen leyes ni directivas de aplicación internacional especiales para el uso del aire comprimido en el sector alimentario. Puede encontrar recomendaciones generales y especificaciones en la norma DIN-ISO 8573-1, así como en las directivas y recomendaciones VDMA y BCAS basadas en dicha norma.

En general, hay que señalar que los propios fabricantes exigen una elevada calidad del aire comprimido, por ejemplo, debe estar libre de aceite y gérmenes. Esto es decisivo, porque el reglamento (CE) n.º 178/2002 obliga a los fabricantes a generar un producto seguro. Asimismo, la demostración del cumplimiento mediante una medición continua (24/7) también es un tema importante en lo tocante al concepto APPCC o el programa de prevención operativa (OPRP).

Control de instalaciones

En la producción de alimentos y bebidas, dada la variedad de productos, se necesitan distintas máquinas y herramientas, entre ellas, también equipos neumáticos. Aquí, el aire comprimido se emplea principalmente como aire de control, es decir, como accionamiento neumático para el control de pinzas o válvulas. Para los materiales de los equipos neumáticos se plantean requisitos, como la resistencia a la corrosión, la atoxicidad y la impermeabilidad. Los requisitos para el aire comprimido dependen, sobre todo, de si entra en contacto directo con los alimentos o no.

En las áreas en que el aire comprimido se usa para el control, rara vez entra en contacto directo con los alimentos, sin embargo, es importante el tratamiento óptimo del aire comprimido. Las impurezas del aire comprimido pueden acelerar el desgaste de los componentes y provocar la obstrucción de los componentes. Mediante el mantenimiento de la calidad y un diseño óptimo, se pueden minimizar los tiempos de parada y los costes de energía, así como evitar la contaminación de los productos.

Envasado y llenado

Al envasar y llenar productos, el estado del producto final no debe cambiar. De este modo, se deben cuidar los alimentos y las bebidas y no debe producirse contaminación alguna. Es decir, que el aire comprimido empleado en esta área debe estar libre de aceite y gérmenes. En el sector del envasado y el llenado de alimentos se requiere el denominado aire estéril en el proceso, por ejemplo, en la embutición profunda de vasos, termoconformado de otros envases, inflado de envases y llenado de productos líquidos. Asimismo, el aire comprimido se usa para eliminar productos defectuosos o la limpieza de materiales de envasado.

En el caso de las bebidas, el aire comprimido se necesita, entre otras cosas, para el llenado de botellas de PET. Las botellas se inflan mediante el denominado moldeo por soplado con aire comprimido. Además, el aire comprimido se usa, en general, para la limpieza de las botellas, por ejemplo, de este modo se eliminan impurezas como el polvo. En las fábricas de cerveza, las botellas se cierran con tapas de corona que se transportan con aire comprimido. Si el aire comprimido se ha ensuciado con aceite, este impide posteriormente la formación de espuma en la cerveza. Aquí se ve claramente hasta qué punto el aire comprimido influye en las importantes propiedades sensoriales del producto.

El aire comprimido tiene otra aplicación en las instalaciones de clasificación de botellas o en el etiquetado.

Producción de alimentos

Cuando el aire comprimido se usa en el proceso de producción y procesamiento de alimentos, debe estar libre de aceite y gérmenes, porque el aire comprimido entra en contacto directo con los productos. Por eso, es necesario un tratamiento adecuado del aire comprimido, p. ej., con un filtro estéril para el contacto directo con el producto. Dado que no hay plantillas para la supervisión del aire comprimido, los fabricantes son los propios responsables. Una monitorización continua de la calidad del aire comprimido asegura la seguridad del proceso y evita los defectos de producción. Dichos defectos se podrían producir fácilmente, por ejemplo en la producción de helados. En este proceso se inyecta aire comprimido en la masa base del helado para esponjarla. Si el aire comprimido no tiene esta clase de pureza necesaria, perjudica a la consistencia del helado.

En otros procesos de producción de alimentos se usa aire comprimido, entre otros para enfriar pasteles y chocolate, para retirar restos de masa y chocolate, para impregnar y glasear masas o para revestir productos de patata.

Además, se puede usar aire comprimido para la limpieza, para desmoldar, en la limpieza CIP de instalaciones de producción o para lavar frutas y verduras. Aquí se inyecta aire comprimido en el agua, para moverla y lograr un mejor efecto de lavado.